Que son las Constelaciones Familiares

Introducción a las Constelaciones Familiares

Las constelaciones familiares son un método de aproximación sistémica y fenomenológica útil para la resolución de conflictos y la restauración del orden y el equilibrio en la familia y en distintos grupos humanos. Son utilizadas como herramienta de crecimiento personal, familiar y grupal.

Están basadas en los conceptos teóricos y prácticos desarrollados por el psicoterapeuta alemán Bert Hellinger, quien lleva investigando, aplicando y desarrollando el método por más de 25 años.

La relación dinámica que se genera entre los individuos de un sistema familiar es lo que denominamos una constelación familiar. En idioma original son llamadas “Familien Aufstellungen”.

La técnica de Constelaciones familiares está siendo utilizada con mucho éxito en más de 40 países del mundo por médicos, psicoterapeutas, trabajadores sociales, maestros y otras personas al servicio de la salud y la paz.

Desarrollo de una constelación a nivel terapéutico

Las constelaciones son un trabajo de tipo fenomenológico que se hace generalmente a nivel grupal,  (aunque puede hacerse también a nivel individual) durante el cual,  el participante  que así lo deseé y que se sienta en la necesidad de resolver algún aspecto importante de su vida, plantea en pocas palabras el objetivo del trabajo a realizar.

El guía del grupo o terapeuta  entrenado,  hará algunas preguntas pertinentes que le permitirán detectar  aspectos y puntos importantes que serán la base para conducir el trabajo.

De acuerdo a cada caso particular,  el terapeuta  le pedirá al cliente interesado que elija entre los participantes a las personas que han de representar a los miembros de su familia que estarán involucrados en el ejercicio a realizar.

Se le pide entonces al cliente que intuitivamente  ubique espacialmente  y en relación a los representantes  dentro del círculo de participantes  y que se retire a observar.

Acto seguido, se le pide a los representantes que permaneciendo en el lugar donde han sido puestos, tomen una actitud relajada  y que respirando lentamente  imaginen que son  las a las que están representando.  
De manera sorprendente, los representantes conectan con el inconsciente colectivo del la persona  y comienzan a aparecer  en ellos distintas emociones e impulsos  que  reflejan lo que puede estar afectando a esta determinada familia y en particular  a quien esta solicitando la ayuda.  Basándose en esta información el terapeuta  interviene  y  busca la solución óptima posible para cada caso.  Esta solución busca abrir nuevas puertas de comprensión y desatar  posibles nudos con el fin de restablecer  el orden en el sistema y el flujo de la energía en el mismo.
A esta solución se llega por distintas vías de reparación,  como por ejemplo:

-  Restableciendo el orden y la comunicación entre padres, hijos, hermanos.

- Aclarando situaciones o permitiendo el encuentro en parejas en procesos difíciles.

- Retornándole el lugar y el reconocimiento en la familia a un niño abandonado, negado, abortado,  nacido muerto o muerto  a temprana edad.

- Permitiendo el reencuentro de un perpetrador y una víctima,  hasta que los dos puedan entrar en concordancia y lograr estar en paz.

- Dándole un lugar a las personas que han sido olvidadas o negadas a través del tiempo. Etc.

- Logrando que el interesado integre una perspectiva nueva y amplia de la situación que esta viviendo.

Origen e Historia

El Autor

Las constelaciones familiares nacen en Alemania en los años 80 dentro del seno de las terapias grupales.

Bert Hellinger, el creador de este sistema  es un psicoterapeuta alemán nacido en 1925, con formación en múltiples disciplinas,  dentro las que destacan el psicoanálisis, el psicodrama,  la terapia gestalt,  la terapia primal, la hipnosis, la PNL y especialmente el enfoque sistémico.

Las constelaciones familiares son un sistema integral útil para la resolución de conflicos de muchos tipos.

Bert ha hecho  profundas reflexiones sobre el orden y las leyes naturales que rigen a la gran familia humana. Para él, cada ser humano es arte y parte de su sistema familiar y depende de él para su existencia y su calidad de vida. Según su criterio, para que la vida fluya adecuadamente es necesaria la coherencia y la concordancia  consigo mismo y con el sistema familiar y social en el que vivimos.  No podemos vernos y vivirnos como seres independientes, pues formamos parte de una gran red de vida. Cada familia entrega a sus miembros  una información particular que ha sido tejida y construida a través del tiempo, de generaciones  y además  de su propia historia particular.

Actualmente las constelaciones familiares han tomado fuerza a nivel mundial por su profundidad y por su capacidad de llegar de una manera sencilla y económica a muchas personas que están en el proceso de revisar y encontrar soluciones en sus vidas.  Bert aun da conferencias y seminarios por todo el mundo y hay terapeutas consteladores en más de 40 países.

Introducción teórica al método

Los grupos humanos  se rigen por leyes y patrones innatos (leyes biológicas ), a los cuales se agregan todos aquellos que se van construyendo en la interacción cotidiana dentro de las familias (leyes y normas internas dentro de cada familia) y a sí mismo las familias construyen leyes y principios legales y morales que rigen la interacción  de  sus núcleos con las de otras familias, llegando a construir las leyes sociales que permitirán un funcionamiento acorde con las necesidades particulares y grupales. Por encima de estas se encuentran las leyes espirituales. Códigos de vida que no dependen de nosotros, sino de un orden mayor.

El conjunto de leyes naturales,  familiares, sociales y espirituales  que rigen el funcionamiento de los núcleos humanos, es lo que Bert llama los ordenes del amor.  La trasgresión de los órdenes del amor en las interacciones humanas será el origen de los conflictos y las discordancias  internas que pueden llegar a manifestarse como patologías   individuales,  familiares, grupales o sociales.

Bert parte  de la idea sistémica de que el individuo es un ente grupal. De esta manera para la existencia de un hijo es indispensable la existencia de unos padres y para la existencia de estos padres,  fue indispensable a su vez la existencia de los suyos propios y así podríamos irnos hacia atrás en el tiempo hasta el mismo comienzo de la creación de la vida. Cada persona es el final de una pirámide de muchos seres humanos que han sido indispensables para su existencia. Cada nuevo vínculo enriquecerá  los sistemas ya existentes y ampliará la historia y será responsable de acuerdo a su concordancia con las leyes de la vida  y de su núcleo social,  del gradiente de nutrición y de salud de las generaciones presentes y futuras.

Los sistemas familiares son sistemas abiertos que tienden a autorregularse para asegurar su supervivencia pero que a su vez se nutren,  interactúan y se vinculan con otros sistemas familiares,  llegando a constituir clanes,  grupos,  comunidades,  sociedades,  naciones, todos ellos enriquecidos por innumerables virtudes,  pero a su vez obstruidos por los innumerables conflictos que vamos tejiendo a lo largo de los años.

Cada ser humano trae en si mismo toda la información de las vidas de las que procede tanto a nivel psíquico como a nivel orgánico y físico. Es aquello que llamamos herencia y se encuentra impreso en lo más profundo de nuestro ser, en nuestros genes y en el inconsciente colectivo de nuestra familia y tiene la capacidad de ser transmitido de generación en generación.

Así pues algunos heredamos los ojos verdes del abuelo, las piernas cortas que también tenía nuestro padre y que a su vez tenía su propia madre. Otros miembros de nuestra familia nacerán con los ojos pardos y las piernas largas evocando a otra fracción de la herencia familiar.

También heredamos por ejemplo, el buen o mal temperamento,  gustos determinados,  la diligencia, la fuerza y el compromiso o las tendencias depresivas, neuróticas, psicóticas u obsesivas  que caracterizaron  posiblemente alguno de nuestros antepasados.

Formamos entonces parte del alma y del destino de muchas personas con las cuales estamos de alguna manera directamente  relacionados. Es a esto lo que llamamos el alma Familiar Es un alma que es arte y parte de una historia y que se hereda de generación en generación y que marca a cada ser humano de una manera particular.  Somos parte del campo morfogenético de nuestra especie y particularmente  del campo morfogenético de nuestra familia.   Allí se alberga toda la información de nuestra historia familiar la conozcamos o no.  Esta historia está impresa en nuestras células conllevando un orden que permite que la vida fluya a través de nosotros.  Este orden se traducirá en cualidades.  También heredamos  los conflictos no resueltos  que se hayan podido generar en el seno de nuestras familias debido a  factores como pueden ser:

- la violencia intra o extrafamiliar ( guerras,  asesinatos,  suicidios,  luchas de poder ),

- Pérdida de seres queridos,

- abortos,

- separaciones traumaticas,

- abandonos,

- accidentes fatales,

- exclusión de personas de la familia,

- inversión del orden jerárquico dentro del seno familiar,

- secretos familiares,  como pueden ser la de la existencia de relaciones  vinculantes extramaritales,  hijos no reconocidos,  crímenes, etc.….

Cuanto más desorden, cuanto más conflicto,  mas severas suelen ser las dificultades que se manifiestan en los seres y con frecuencia nos encontramos ante enfermedades crónicas, adicciones o problemas mentales graves, más conflictos, más guerras,  mayor devastación,  mayor problemática familiar,  social,  laboral,  etc.

Lo que aparece claro a través del trabajo con constelaciones, es que nada puede ocultarse a la luz del sol y que todos los eventos trascendentales  ocurridos en nuestras familias que hayan quedado no resueltos, seguirán pasando de una a otra generación, implicando el destino de algunos miembros las mismas, hasta que los hechos sean vistos, reconocidos y puestos en  el lugar que les corresponde. Ese algo mayor que todo lo rige está en busca de un equilibrio y un orden en los sistemas (paz), que es superior a las leyes creadas por el hombre y que es el que permite el flujo de la vida con toda su fuerza.

Aplicaciones

A través del método de constelaciones,  se busca identificar los puntos nodales que puedan estar afectando al individuo, al sistema familiar, laboral o social y que están dificultando el flujo organizado de la vida.  A partir de allí,  en la medida que el mismo sistema lo permita,  se restaura el orden perdido, desatando estos puntos y permitiendo un nuevo fluir en la vida de las personas comprometidas.

Este trabajo apoya al individuo en el encuentro de la  consonancia con su destino y en ocupar el lugar que le corresponde en los grupos con  los cuales interactúa para que pueda desarrollar su proyecto de vida de una manera más armónica y sostenible.

Las constelaciones en otros sistemas humanos

- A nivel empresarial e institucional,  se usa el trabajo con constelaciones para ofrecer una mirada sistémica de las organizaciones y crear diagnósticos que permitan asesorar a los responsables de las mismas para encontrar posibles soluciones a las dificultades por las que puedan estar atravesando. En estos casos es posible hacer un diagnóstico de la problemática por la que puede estar pasando el sistema o algunos de sus miembros y hacer un análisis sentido la situación, de la estructura, la organización y el funcionamiento del mismo para luego hacer la intervención pertinente según el caso.

- 

A nivel de escuela, está siendo utilizado por profesores, directores escolares y psicopedagogos como herramienta para aproximarse con una mirada más amplia a los alumnos y sus familias y para resolver conflictos dentro del claustro.

Cada constelación es un evento único y especial,  que no solamente toca al sujeto a quien se está constelando en el momento, sino también a todos aquellos que forman parte del grupo participante. Esto las hace por ello, un sistema de trabajo multiplicador  y una gran herramienta de crecimiento personal.

La importancia de las constelaciones familiares, radica  no solamente en el hecho de que pueda permitirnos sanar aspectos personales de nuestras propias vidas.  Su verdadera fuerza se manifiesta en su capacidad de movilizar el sistema sobre el que se hace el trabajo inclusive en miembros del sistema que no están presentes durante el trabajo.

Las constelaciones nos generan una aproximación sistémica ante la vida y nos permite restablecer un orden que va a favorecernos personalmente y a las generaciones  que nos siguen.

web by Red Sphere