Constelaciones y educación

Pedagogía Sistemica

Es un tiempo en el cual la necesidad de supervivencia deja poco espacio para pensar en los valores fundamentales, el orden y el amor que  mora en cada uno de nosotros y que está esperando la oportunidad para volver a florecer. La violencia y la muerte han tocado tan duramente a nuestras puertas, que queda poco tiempo y lugar en nuestros corazones para pensar y vivir lo bello, lo amable, lo amoroso y para trasmitirlo a quienes nos rodean.

Creer  que las cosas realmente pueden cambiar es saber que el único cambio posible es el logro que  hacemos cada uno de nosotros dentro de nuestras propias vidas. Confiando en que estos movimientos interiores alcanzados, fertilicen los corazones de aquellos que nos rodean.

¿Qué podemos hacer para recuperar el optimismo, la sonrisa, el orden, la confianza y el amor que nos permita ver las cosas con buena cara y hacer nuestra labor pedagógica de la mejor manera posible en las escuelas?

Todos sabemos que educación es mucho más que enseñar a leer y a escribir. Educación es preparar para la vida, para el bienestar, para la libertad, el crecimiento y el desarrollo. Educar es acompañar a otros a construir posibilidades y oportunidades. Para poder educar hemos de creer nosotros mismos en aquello que intentamos enseñar. Consecuentemente es importante para cada uno de nosotros recuperar la paz,  el orden y el bienestar, cosa que con tantas dificultades en nuestro medio parece a veces imposible de lograr.
Todos y cada uno de nosotros somos agentes del  cambio. Apostemos por ello. Desde esta posición recuperamos la fuerza para cumplir nuestras metas como educadores.  Si logramos volver a creer en la vida,  seremos capaces de transmitir esto a quienes nos rodean y especialmente a nuestros alumnos y  a sus familias.
En ese proceso pueden sernos muy útiles las herramientas que nos aporta la pedagogía sistémica.

 

Podría ser útil comenzar por hacernos algunas preguntas:

¿Cuál es mi situación personal?

¿Cómo me siento?

¿Cómo estoy viendo la vida?

¿Cuáles son las circunstancias que me rodean?

¿Cuáles de ellas podrían ser modificadas para un mayor bienestar?

¿Cómo le estoy mostrando la vida a mis alumnos?

¿De que otras maneras puedo ver la vida para mostrarla?

¿Como muestro la vida para que el niño crezca?

A través de la pedagogía sistémica, podemos llegar a trabajar estos y muchos otros interrogantes, que nos pueden ser útiles en nuestro diario vivir y en el quehacer pedagógico

 

¿En que consiste la pedagogía sistémica?

La pedagogía sistémica es una aproximación que nace del estudio de sistemas familiares y sociales que nos permite ampliar la mirada dentro y fuera del aula, para construir en cada uno de nosotros una estructura de orden, de amor  y de soporte en  nuestra labor educativa. Ella aporta una mirada integradora entre instituciones, maestros, padres y alumnos en su objetivo común: La educación.

Por medio de la pedagogía sistémica, podemos hacer un análisis de la situación dentro de los contextos educativos y buscar los elementos y herramientas necesarios para la planeación de  las soluciones óptimas posibles dentro de los mismos.

La pedagogía sistémica nos permite construir un mapa claro y conciso sobre la situación de una institución teniendo en cuenta a sus directivos, a los maestros, a los padres y a los alumnos.

Ella apoya a  los directivos parámetros claros de orden en su labor de mando y dirección y facilita el trabajo de  los maestros ubicándolos en su labor ante la institución, ante los padres y los alumnos.

La pedagogía sistémica es un método de trabajo práctico a nivel pedagógico que permite a instituciones, maestros, alumnos y padres integrar y aplicar “El pensamiento Sistémico” en su diario vivir escolar, institucional  y personal.

 

¿Qué es el pensamiento sistémico?

El pensamiento sistémico es una aproximación al mundo desde la perspectiva del paradigma sistémico.  Esta es  una aproximación integrativa y holística que aplicado a los seres humanos,   plantea que todos  somos parte de un gran sistema en el cual todas y cada una de sus partes es indispensables e importantes para el buen funcionamiento del mismo. Dentro de este gran sistema existe un orden estructural natural que sostiene las partes y en dentro del cual cualquier movimiento de una de ellas  afecta a las demás.

Este gran sistema se divide a la vez en subsistemas.

 

Ejemplos de subsistemas:

La familia nuclear

La familia extensa

Una empresa

El gobierno

El sistema educativo

El sistema de salud

Un país, un continente

 

Las unidades constitutivas de cada sistema, somos cada ser humano.
En un sistema todas sus partes están interrelacionadas y son interdependientes y necesarias. El movimiento de una de las partes del sistema afectará a todas y cada una de las partes del mismo.

Los sistemas requieren de un orden y de una estructura clara y de la presencia de cada una de sus partes para su buen funcionamiento.

Si aplicamos esta perspectiva al trabajo pedagógico nos  hacernos conscientes de que cuando  nos aproximamos a un individuo e intervenimos sobre él, nos estamos aproximando a todo su sistema e interviniendo sobre todas sus partes.

 

En pedagogía sistémica nos ocupamos de preguntas como:

¿Cuál es mi situación dentro la escuela como institución?

¿Hay una estructura de sostén clara?

¿Hay un orden jerárquico claro?

¿Qué pienso sobre las jerarquías?

¿Son respetadas las jerarquías existentes?

¿Qué importancia puede tener esto?

¿Cómo me siento respecto a mis jefes?

¿Cómo me siento respecto a mis compañeros de trabajo?

¿Cómo me siento respecto a mi labor educativa?

¿Cómo me siento respecto a los padres de familia?

¿Cómo me siento respecto a los alumnos?

¿Cuál es mi situación dentro del aula?

 

En sistémica organizacional se trabaja todo el tema de leyes y ordenes.

¿Cuales son los órdenes en el contexto educativo?

¿A quien miran los alumnos, los maestros, los directores, los maestros jóvenes, los mayores?

¿Cuál es el orden funcional dentro de una institución?

 

Y ante esto algo fundamental:

Cada uno en su lugar para poder educar.

web by Red Sphere