Amor y orden

Constelaciones familiares por Liz Corredor

El amor es como el agua de un río. El agua  necesita de orillas  bien definidas para poder fluir por el cause y poder llegar al mar. Sin buenas riveras, el río se desborda y crea estragos a su paso. Si el agua es muy poca, el río se seca y morimos de sed. Si el agua es mucha, también es probable que se desborde y haga daño a su paso. Las piedras del río, son al igual que el amor en  la vida,  los obstáculos con que se encuentra el agua en su fluir. Es difícil ver en aguas turbulentas.

Cuando las orillas del río no están bien definidas y cuando hay muchas piedras, han de reforzarse las riveras para impedir que grandes caudales inunden sus tierras y a lo mejor hay de retirar piedras para que el agua pueden descender a lo largo del río sin tanta turbulencia. Es esto justamente lo que buscamos hacer a través del trabajo de constelaciones familiares.

¿Que son las Constelaciones Familiares?

Las constelaciones familiares son un método que nos permite restaurar amor y orden en nuestras vidas, darnos cuenta de los obstáculos que hay en el camino y encontrar vías de reconciliación y de un fluir por la vida con menos peso y obstáculos.

¿De donde nacen las constelaciones Familiares?

Nacen en Alemania en los años 80 de la investigación y la experiencia realizada por el psicoterapeuta alemán Bert Hellinger, psicoterapeuta alemán nacido en 1925, quien fue sacerdote, misionero y educador en Africa por muchos años y que luego se retira para dedicarse de lleno al trabajo con individuos y grupos. El se formó  en múltiples disciplinas,  dentro las que destacan el psicoanálisis, el psicodrama,  la terapia gestalt,  la terapia primal, la hipnosis, la PNL y especialmente el enfoque sistémico.

La relación dinámica que se genera entre los individuos de un sistema familiar es lo que denominamos una constelación familiar. En idioma original son llamadas “Familien Aufstellungen”. Están basadas en la teoría de sistemas, son un trabajo de tipo fenomenológico de alta eficacia y rapidez como herramienta de ayuda.

Bert ha hecho  profundas reflexiones sobre el orden y las leyes naturales que rigen a la gran familia humana. Para él, cada ser humano es arte y parte de su sistema familiar y depende de él para su existencia y su calidad de vida. Según su criterio, para que la vida fluya adecuadamente es necesaria la coherencia y la concordancia  consigo mismo y con el sistema familiar y social en el que vivimos.  No podemos vernos y vivirnos como seres independientes, pues formamos parte de una gran red de vida. Cada familia entrega a sus miembros  una información particular que ha sido tejida y construida a través del tiempo, de generaciones  y además  de su propia historia particular. El conjunto de leyes naturales,  familiares, sociales y espirituales  que rigen el funcionamiento de los núcleos humanos, es lo que Bert llama los ordenes del amor.

Las Constelaciones Familiares están siendo utilizadas con mucho éxito en más de 40 países del mundo por médicos, psicoterapeutas, trabajadores sociales, maestros y otras personas al servicio de la salud y la paz,  por su capacidad de llegar de una manera sencilla y económica a muchas personas que están en el proceso de revisar y encontrar soluciones en sus vidas.

¿Por que es importante que nos demos permiso de revisar nuestras vidas?

La trasgresión de los órdenes del amor en las interacciones humanas será el origen de los conflictos y las discordancias  internas que pueden llegar a manifestarse como patologías   individuales,  familiares, grupales o sociales.

Cuanto más desorden, cuanto más conflicto,  mas severas suelen ser las dificultades que se manifiestan en las personas y con frecuencia nos encontramos ante enfermedades crónicas, adicciones o problemas mentales graves, más conflictos, más guerras,  mayor devastación,  mayor problemática familiar,  social,  laboral,  etc.

Lo que muestra el trabajo con constelaciones, es que nada puede ocultarse a la luz del sol y que todos los eventos trascendentales  ocurridos en nuestras familias que hayan quedado no resueltos, seguirán pasando de una a otra generación, implicando el destino de algunos miembros las mismas, hasta que los hechos sean vistos, reconocidos y reconciliados. Ese algo mayor que todo lo rige está en busca de un equilibrio y un orden en los sistemas (paz), que es superior a las leyes creadas por el hombre y que es el que permite el flujo de la vida con toda su fuerza. Cuando salimos de los espacios de conflicto, para entrar al espacio donde todos los seres humanos somos iguales, se acaban los juicios, se acaba la bondad y la maldad y podemos comenzar a vernos como seres humanos iguales, cada un de nosotros transitando por circunstancias y destinos particulares.

¿Cómo se hace una constelación?

Las constelaciones se hacen generalmente a nivel grupal,  (aunque pueden hacerse también a nivel individual). Durante el proceso, el participante  que así lo deseé y que se sienta en la necesidad de resolver algún aspecto importante de su vida, plantea  en pocas palabras el objetivo del trabajo a realizar.

El guía del grupo o terapeuta  entrenado,  hará algunas preguntas pertinentes que le permitirán detectar  aspectos y puntos importantes que serán la base para conducir el trabajo.

De acuerdo a cada caso particular,  el terapeuta  le pedirá al cliente interesado que elija entre los participantes a las personas que han de representar a los miembros de su familia que estarán involucrados en el ejercicio a realizar.

Se le pide entonces al cliente que intuitivamente  ubique espacialmente  y en relación a los representantes  dentro del círculo de participantes  y que se retire a observar. A los representantes, se les pide que imaginen que son las personas a las que están representando.

De manera sorprendente, los representantes conectan con el inconsciente colectivo del la persona  y comienzan a aparecer  en ellos distintas emociones e impulsos  que  reflejan lo que puede estar afectando a esta determinada persona o familia.  Basándose en esta información el terapeuta  interviene  y  busca la solución óptima posible para cada caso.  Esta solución busca abrir nuevas puertas de comprensión y desatar  posibles nudos con el fin de restablecer  el orden en el sistema y el flujo de la energía en el mismo.

Cada constelación es un evento único y especial,  que no solamente toca al sujeto a quien se está constelando en el momento, sino también a todos aquellos que forman parte del grupo participante. Esto las hace por ello, un sistema de trabajo multiplicador  y una gran herramienta de crecimiento personal.

La importancia de las constelaciones familiares, radica  no solamente en el hecho de que pueda permitirnos sanar aspectos personales de nuestras propias vidas.  Su verdadera fuerza se manifiesta en su capacidad de movilizar el sistema sobre el que se hace el trabajo inclusive en miembros del sistema que no están presentes durante el trabajo.

A nivel empresarial e institucional,  se usa el trabajo con constelaciones para ofrecer una mirada sistémica de las organizaciones y crear diagnósticos que permitan asesorar a los responsables de las mismas para encontrar posibles soluciones a las dificultades por las que puedan estar atravesando. En estos casos es posible hacer un diagnóstico de la problemática por la que puede estar pasando el sistema o algunos de sus miembros y hacer un análisis sentido la situación, de la estructura, la organización y el funcionamiento del mismo para luego hacer la intervención pertinente según el caso.

A nivel de escuela, está siendo utilizado por profesores, directores escolares y psicopedagogos como herramienta para aproximarse con una mirada más amplia a los alumnos y sus familias y para resolver conflictos dentro del claustro.

web by Red Sphere